El virus llega a casi la mitad del séquito de Bolsonaro

JBr.

Cuando el avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) despegó de Brasilia a Florida (EE. UU.), En la mañana del 7 de marzo, el riesgo de contaminación por el nuevo coronavirus no era una preocupación del presidente Jair Bolsonaro y su comitiva. Tanto es así que, en los cuatro días de compromisos en el Estado estadounidense, las medidas preventivas ya recomendadas por los expertos no fueron adoptadas ni por el presidente ni por sus compañeros. Fue durante este viaje que Bolsonaro declaró por primera vez que la pandemia era “sobredimensionada” y era una “fantasía”.

Hasta el viernes, 20, 22 personas que estaban en el grupo habían sido diagnosticadas con covid-19. Una encuesta realizada por el Estado muestra que al menos 45 brasileños se encontraron con Bolsonaro en los Estados Unidos, viajando con él en el avión FAB o en vuelos comerciales. En la práctica, los infectados ya representan la mitad del grupo. El desprecio de Bolsonaro por la pandemia resultó en “ollas” en todo el país.

Dos días antes de ir a Florida, Bolsonaro había cancelado su viaje a Hungría y Polonia debido al coronavirus. En la misma fecha, Brasil tenía ocho casos confirmados, mientras que Estados Unidos estaba en aumento de la pandemia, con 157 confirmaciones y 11 muertes. Sin embargo, ni siquiera se consideró la posibilidad de cancelar el viaje, que incluía una cena con el presidente Donald Trump.

Agenda

El guión de Bolsonaro comenzó con una cena en Mar-a-Lago, Florida, donde el brasileño saludó y tuvo contacto con Trump y el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, además del gobierno de los Estados Unidos. En la puerta del complejo de Florida, Trump dijo a los periodistas que “no le preocupaba en absoluto” la noticia de la primera infección viral en la capital estadounidense, Washington. Anteriormente, los organizadores de Cpac, una conferencia conservadora, informaron la confirmación del coronavirus en uno de los presentes en el evento, que incluyó a Trump, sus hijos Ivanka y Donald Trump Jr., su yerno, Jared Kushnero, y el Secretario de Estado Mike Pompeo . Ivanka y Kushner asistieron a la cena con Bolsonaro.

También en Mar-a-Lago, Trump nuevamente minimizó la enfermedad y dijo que la propagación del virus no le haría suspender la campaña electoral. Ese día, dos muertes por el coronavirus habían sido confirmadas en Florida. Nueve días después, hubo casi 5,000 casos confirmados en los EE. UU., Y Trump pasó a pedirle a la población que no abandone sus hogares. Hasta el viernes hubo 225 muertes y 17,500 casos en el país.

En la cena, Trump, Bolsonaro y otras diez personas se sentaron a la mesa: cinco de cada país. Del lado brasileño, dos de los cinco tuvieron una prueba que confirmó el coronavirus: el embajador Néstor Forster y el ministro de la Oficina de Seguridad Institucional (GSI), Augusto Heleno. En el lado estadounidense, la Casa Blanca informó solo que Trump ha sido probado y no está infectado. El estado le preguntó a la Casa Blanca dos veces si los otros presentes tomaron el examen, pero el gobierno de Estados Unidos no respondió.

El lugar donde se celebró la cena tuvo varios obsequios, como el jefe de la Secretaría de Comunicación, Fabio Wajngarten, el primer caso confirmado de la delegación brasileña, como anticipó el Estado. Al saber que Wajngarten estaba infectado, Trump se resistió a la idea de hacerse la prueba. Luego hizo la prueba, que fue negativa.

Coche

En los otros tres días de viaje, la delegación tampoco parecía preocupada por evitar el contacto con la población y las aglomeraciones. Solo por razones de seguridad, Bolsonaro, a veces acompañado por la Primera Dama Michelle, condujo un automóvil separado del resto de la fiesta.

Wajngarten fue un compañero constante de Bolsonaro, junto con los ministros de Defensa, Heleno y Fernando Azevedo. El Ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, que está infectado, llegó al desayuno en el Hotel Hilton con ropa deportiva, después de hacer ejercicio, y se unió al grupo.

Resultados

El Tribunal Federal del Distrito Federal determinó el viernes que el Hospital de las Fuerzas Armadas (HFA) informa de inmediato la lista de las personas infectadas con coronavirus que viajaron a los Estados Unidos en el partido presidencial. La jueza Raquel Soares Chiarelli impuso una multa de R $ 50,000 por paciente que ha retenido información.

El presidente Jair Bolsonaro dijo el viernes que podría hacerse una tercera prueba y que ya podría haber contraído coronavirus. Hace una semana, el Estado solicitó a la Secretaría de Comunicación Presidencial que mostrara los resultados de los exámenes ya realizados por el presidente, pero no hubo respuesta hasta la publicación de este artículo. La información es del periódico O Estado de S. Paulo.

You May Also Like

About the Author: Adriana Costa

"Estudioso incurável da TV. Solucionador profissional de problemas. Desbravador de bacon. Não foi possível digitar com luvas de boxe."

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *