Las carreteras costeras tienen obstáculos y diez ciudades de São Paulo tienen accesos cercanos

JBr.

Las tres carreteras principales de acceso a la costa norte del estado de São Paulo tuvieron bloqueos por parte de la Policía Estatal de Carreteras, este sábado por la mañana (21), para evitar el paso de turistas hacia las playas. Los bombardeos tuvieron lugar en las autopistas Rio-Santos, Tamoios y Oswaldo Cruz. Solo los vehículos de emergencia, los proveedores de servicios esenciales y los residentes de ciudades de la región, como São Sebastião, Ubatuba y Caraguatatuba, pudieron continuar su viaje. Los automóviles con turistas debían hacer un cambio de sentido.

Los bloqueos, que son temporales, fueron determinados por la Justicia, a solicitud del Fiscal del Estado, luego del decreto de un estado de emergencia en la región debido al coronavirus. En la costa sur, el acceso a Itanhaém, Mongaguá y Peruíbe por la carretera del Padre Manoel da Nóbrega (SP-55) estaba bloqueado con barreras de concreto. El paso, controlado por la Policía de Carreteras y los guardias municipales, solo estaba permitido para los residentes locales. Todas las playas en nueve municipios de la región están prohibidas para residentes y visitantes.

En la costa y en el interior de São Paulo, otras siete ciudades fueron bloqueadas del acceso de los ayuntamientos a los forasteros, este sábado por la mañana, con el pretexto de impedir la entrada del coronavirus. En Ilhabela, en la costa norte, la ciudad ha aumentado las restricciones de acceso por medio de transbordadores también para residentes locales y de São Sebastião. Salir o ingresar a la isla debe solicitarse con una hora de anticipación, con justificación de la razón. Los turistas han sido prohibidos desde el comienzo de la semana.

Tierra adentro, la ciudad de Itatiba determinó la instalación de 22 barreras de concreto en los accesos a la ciudad. En nueve barreras, se usaban termómetros infrarrojos para detectar personas con síntomas de coronavirus. A las personas con una temperatura superior a 37.8 grados se les negó el acceso o se les puso en cuarentena. Sonidos autos circulan por la ciudad pidiendo a los residentes que se queden en casa. Los hoteles, vacíos, ofrecían habitaciones para alojar a personas en cuarentena.

En Itariri y Pedro de Toledo, en el valle de Ribeira, los equipos municipales de inspección de tráfico bloquearon el acceso. Solo autos con residentes locales y vehículos de emergencia y servicios esenciales provistos a través del “tamiz”.

La ciudad de Itápolis prohibió la entrada, salida y permanencia de autobuses y camionetas de excursión y también bloqueó el acceso. La policía militar y los guardias civiles solo permitieron la entrada de residentes locales. Desde el sábado por la mañana, los residentes que regresaron de otras ciudades fueron puestos en cuarentena, acompañados por inspectores de salud.

En Miguelópolis, los tres accesos a la ciudad fueron bloqueados con conos y los turistas no pueden pasar. El gobierno de la ciudad cerró la playa del río, los puertos deportivos de Río Grande e “invitó” a los turistas a abandonar la ciudad, bajo pena de una multa de R $ 1.200.

En Santo Antônio do Pinhal, además de restringir el acceso para los visitantes, la ciudad ordenó la eliminación de todos los bancos de las plazas de la ciudad. Según la administración, se tomó la medida para evitar la aglomeración de personas, principalmente jubilados y ancianos, que generalmente se reúnen en grupos en estas plazas, lo que aumenta el riesgo de transmisión del coronavirus.

Autoridades paraguayas autorizan ‘trinchera’ en la frontera seca con Brasil

El gobierno paraguayo ha autorizado la instalación de barreras físicas en la frontera seca con Brasil para bloquear el paso de personas y vehículos a causa del coronavirus. El país registró su primera muerte por el virus el viernes (20). En Ypehú, una ciudad al lado de los Paranhos brasileños, en Mato Grosso do Sul, las máquinas retroexcavadoras abrieron una especie de trinchera en el lado paraguayo de la línea internacional. La apertura de la zanja que impide el tráfico entre las dos ciudades fue acordada por el alcalde de Paranhos, Dirceu Bettoni (PSDB). “Es una situación de emergencia de salud y, en el lado brasileño, desafortunadamente no hubo cierre de la frontera”.

En Sete Quedas (MS), separado del paraguayo Pindoty Porã por una avenida asfaltada, el ejército paraguayo bloqueó los accesos, según el alcalde Chico Pirolli (PSDB). “Como no es posible hacer una trinchera aquí, sus tropas han hecho barreras y nadie pasa, pero es difícil controlarlo todo, ya que solo en nuestro municipio la frontera seca tiene 180 kilómetros de largo”. Según él, en el lado paraguayo todo el comercio está cerrado y el toque de queda está vigente incluso durante el día. Solo las estaciones de servicio, farmacias y mercados autorizados están abiertos de 9 a.m. a 2 p.m.

En Capitán Bado, el personal militar paraguayo armado prohíbe el acceso a Coronel Sapucaia (MS). También hay una barrera con el personal militar en el Puente Internacional de la Amistad, entre la paraguaya Bella Vista Norte y la brasileña Bela Vista (MS). La ciudad de Ponta Porã (MS), que está vinculada al paraguayo Pedro Juan Caballero, suspendió el viernes (20) la operación del comercio en general, liberando el servicio local de restaurantes, bares y cafeterías, y autorizando solo retiros y entregas a domicilio. Se cerraron salas de conciertos, gimnasios, parques, museos, iglesias y clubes.

Contenido Estadão

You May Also Like

About the Author: Adriana Costa

"Estudioso incurável da TV. Solucionador profissional de problemas. Desbravador de bacon. Não foi possível digitar com luvas de boxe."

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *